16 abr. 2014

El escondite

Esta noche he jugado una partida al escondite con tu cuerpo, he buscado albergue en los rincones que dejan tus huesos, me he encogido para caber en ellos, me he pulido para encajar y no ser encontrada.

He comenzado acurrucada en el tramo que tierra de nadie que hay entre tu cuello y tu hombro. Se está tan bien allí….pero tenía miedo de que un suspiro te despertase y me encontrases instalada y vulnerable midiendo con besos los centímetros de mi escondite.

He buscado cobijo en tu ombligo y cuando he llegado a él me he sentido en el centro del mundo; de un mundo donde el pago por pasar la frontera son caricias, donde las aduanas decomisan las complicaciones y hacen las cosas fáciles. Un mundo donde la única bandera lleva los colores de tu sonrisa, donde la única religión es el sabor d tu voz.

Allí, en tu ombligo, no hacía frio ni calor, las paredes estaban acolchadas con almohadas de plumas y el techo dejaba entrar la luz del día.
Con los primeros rayos de sol he temido ser vista, he recogido mis huesos y mi piel y antes de cerrar la puerta he dado un beso mudo a mi refugio.

De camino a un nuevo hogar mis pupilas se han despistado y se han parado en tus ojos buscando tus iris a través de las persianas de tus parpados. Esa ha sido mi perdición. Te miro y mi cuerpo sonríe empujándome a perder la partida, arriesgándome a ser vista.
Las yemas de mis dedos dibujan el mapa de tus facciones con sigilo memorizando cada valle, cada espigón, ladera y montaña de tu rostro…hay tantos rincones donde esconderse…

Sin apenas darte cuenta esbozas un amago de sonrisa, vacías tus pulmones regalándome una parte del aire que alojabas en tu mundo, entornas los ojos y me doy por perdida. Miro el reloj y le pido que pare de girar, se acerca la hora y no he encontrado refugio.

Como si escuchases mis silencios estiras un brazo y me invitas a mudarme al hogar que hay entre él y tu pecho. Con el juego ya perdido me doy la vuelta y coloco mi cabeza en tu hombro acercando mi espalda a tu pecho, abrazada por todo tu mundo. Estoy en casa. Tú eres casa. He ganado.

Cuando cierro los ojos y sincronizo mi respiración con tus latidos siento tus labios en el tramo de tierra de nadie que hay entre mi cuello y mi hombro y ahí, en ese momento, siento alivio. Tú también juegas hoy al escondite.


11 abr. 2014

Y entonces...

Y entonces te asomas a mi boca, de la misma forma que un leopardo a su presa,  cauteloso, en silencio, con la armonía que ofrece el paso firme y bien dado...

Y entonces te miro a los ojos y veo a través de ellos tu intención y mis ganas,  tu sereno acercamiento y mi precipitadas ansias.

Y entonces, a tan solo un centímetro de tu meta, frenas en seco  y lo que a penas es distancia se convierte en viaje eterno.

Y entonces dejas caer tu respiración, que con picardía atraviesa la barrera de mis labios y se aloja en mi lengua,

 haciendo que cada poro de mi piel se estire en tu encuentro y un latigazo llamado deseo haga que me envuelva en tus sabanas.

Y entonces se acaba el viaje y empieza el trayecto, me besas, te beso y en ese momento nace una poesía.